Los Jameos del Agua se encuentran en el norte de Lanzarote, en el interior de uno de los tubos volcánicos más grandes del mundo, originados como consecuencia de las erupciones volcánicas del Volcán de la Corona.

Los Jameos se localizan en la zona del tubo más próxima a la costa, por debajo del mar, dando ello lugar a filtraciones de agua que han ocasionado unos peculiares lagos naturales en el interior del tubo. De ahí su nombre, Jameos del Agua, formados por tres jameos, palabra que define las aberturas del terreno: Jameo Chico, Jameo Grande y Jameo Redondo.

Precios:
Adulto: 9’50€
Menor: 4’75€ (7 – 12 años)
Residente canario (adultos): 7’60€
Residente canario (menores): 3’80€
Residente Lanzarote: 2’00€

Horario: de 10:00 a 18:30 h.
Horario de noche: Martes y sábados de 19:00 a 01:00 h (también miércoles entre el 15 de julio y 15 de septiembre)

Las entrañas de Lanzarote

Lo primero que nos encontramos al acceder es una curiosa escalera, de piedra volcánica y en forma de caracol. Al descender, descubrimos una amplia cantidad de vegetación y elementos ornamentales que caracterizan el lugar. Además, esta zona cuenta, incluso, con un Bar-Cafetería y un Restaurante.

Nos encontraremos también con el majestuoso lago natural que da nombre y personalidad a los Jameos. La zona guarda semejanza a una catedral, por lo amplio del lugar y por su espectacular bóveda translúcida que proyecta un haz de luz natural que se hunde en las aguas cristalinas del lago.

En este singular hábitat subterráneo, gracias a la existencia de agua, habitan numerosas especies endémicas, entre las que destacan una especie de cangrejo albino única en el mundo que ejerce como símbolo del lugar.

En consonancia con el entorno natural se halla una pasarela que nos permite cruzar el lago, que a su vez está protegido por una sensacional palmera centenaria. Llegamos al Jameo Grande, que rompe con el estilo anterior para pasar a formar un amplio jardín en el que la flora se reproduce alrededor de una privilegiada piscina de color blanco que contrasta con el negro propio de la roca volcánica, trasladándonos a un auténtico oasis.

Abandonando la zona de Jameo Grande , descubrimos un curioso auditorio que se mimetiza con la roca volcánica, sirviendo de claro ejemplo de fusión entre arte y naturaleza que caracterizaba a César Manrique, el principal impulsor de la adecuación del tubo volcánico.

Los alrededores de los Jameos

Se encuentra en el mismo túnel volcánico que los Jameos del Agua, así que no se explica la visita a ellos sin pasar por la no menos espectacular Cueva de los Verdes.

Haría es un municipio lleno de encantos naturales, así que las opciones son muchas, desde visitar los pueblos de la zona, como Arrieta o Punta Mujeres, o las playas vírgenes del norte de la isla, como Caletón Blanco o la Caleta del Blanco, que rara vez se encuentran masificadas, y te enamorarán con su belleza. También en el norte se encuentra el Mirador del Río, con las mejores vistas posibles hacia La Graciosa.