La Geria se distribuye por la zona sur de Lanzarote.

Un capricho de la naturaleza, un paisaje único en el mundo y unos cultivos extraordinarios, en resumen, eso es La Geria.

Durante las erupciones volcánicas de Timanfaya, una gran capa de ceniza volcánica cubrió la zona sur de la isla, unas cenizas que cuentan con la peculiaridad de ser tierras cultivables. Algo insólito.

Las bodegas de la isla no dejaron pasar la oportunidad y aprovecharon esos terrenos para cultivar la vid, produciendo así un vino de primerísima calidad y único en el mundo. Un vino que nace de un volcán.

Vino y cenizas

¿Cómo es posible?

bodega geria vino lanzaroteLa magia reside en la porosidad de la ceniza volcánica, que le permite absorber la humedad, lo que posibilita que la vid crezca.

Los cultivos apenas requieren agua, y ni siquiera necesitan ser regados; les es suficiente con la humedad de la noche, algo que es de agradecer en Lanzarote, donde las lluvias son escasas y el clima bastante cálido.

Así, diferentes bodegas se han ido estableciendo alrededor de La Geria, aprovechando sus tierra para establecer sus viñedos y producir un vino de primera categoría que cuenta, además, con el exótico atractivo de haber sido cultivado entre ceniza volcánica.

Acércate y descubre un paraje único en el mundo, al sur de Lanzarote.