El Mirador del Río se sitúa en la cima del Risco de Famara, junto al Volcán de la Corona, a casi 500 m. de altura en la zona norte de Lanzarote, y desde el cual se obtienen unas de las mejores vistas de todo Lanzarote. Se trata de un edificio que cuenta con la peculiaridad de ser apenas perceptible desde el exterior, mimetizándose a la perfección con el entorno de piedra.

En el exterior del Mirador se erige a modo de bienvenida una enorme figura de hierro en forma de pez y ave, en representación del agua y el aire que caracterizan el paisaje desde el mirador.

Los precios para acceder al mirador son:

Adulto: 4,75 euros
Menor: 2,40 euros (7-12 años)
Residente canario Adulto: 3,80 euros
Residente canario Menor: 1,90 euros
Residente Lanzarote: 1,00 euros

Interior

Al entrar en el edificio nos encontraremos, en lo que se supone la sala principal del recinto, con dos grandes ventanales, conocidos como los ojos del Mirador, que no solo permiten disfrutar de las majestuosas vistas desde un lugar envidiable, sino que bañan de luz el interior del recinto. Desde aquí podremos acceder también a un enorme balcón que se erige sobre el abismo.

Vistas

Desde Mirador del Río se observa el majestuoso Risco de Famara así como las peculiares Salinas del Río, además de, por supuesto, descubrirse cada una de las pequeñas islas que componen el Archipiélago Chinijo: Roque del Oeste, Montaña Clara, Alegranza, Roque del Este y la única que se encuentra habitada, La Graciosa.

Los alrededores del Mirador

La visita al Mirador del Río se complementa a la perfección con la posibilidad de descubrir las pequeñas maravillas que esconde el norte de Lanzarote. Pareciera que la naturaleza se hubiese conjurado para crearlas todas en la misma zona.

Los Jameos del Agua y la Cueva de los Verdes se encuentran muy cerca del Mirador y sería un crimen no visitarlos. Y quienes busquen tranquilidad, la encontrarán en los pueblos de Arrieta y/o Punta Mujeres, en sus calles y en sus calas, así como en sus magníficos restaurantes.
No olvides tampoco las magníficas playas del norte de la isla, entre las cueles destacan los magníficos caletones que se encuentran cerca de Arrieta, con la arena más blanca de todo Lanzarote.