Órzola es un pequeño pueblo costero situado en el extremo norte de Lanzarote.

Es popular, principalmente, por ser la puerta de enlace con La Graciosa; el pueblo donde se encuentra el puerto que conecta Lanzarote con Caleta de Sebo. El trayecto en cuestión, dura alrededor de 40 minutos y cuesta poco más de 10 euros.

Pero Órzola no es solo un pueblo de paso para aquellos que vayan hacia La Graciosa, en Órzola se encuentran unas espectaculares playas vírgenes que, sin duda, merecen una visita. Los Caletones son una magnífica opción, y es que no encontrarás arena más blanca en ningún otro lugar de la isla. Son pequeñas calas virgenes, de aguas cristalinas y oleaje muy tranquilo. Recomendable para todo aquel que busque tranquilidad. La playa de La Cantería también es una opción a tener en cuenta, aunque su fuerte oleaje no la hacen muy recomendable para el baño.

Cabe tener en cuenta que Órzola es un pueblo de tradición pesquera, por lo que es el lugar ideal para disfrutar de pescado fresco en alguna de sus terrazas a orillas del océano. Sin olvidar el sensacional y llamativo entorno natural del pueblo, y de las estupendas vistas que ofrece, propias de postal, hacia el Archipiélago Chinijo, que hacen de este pueblo un pueblo que brilla con luz propia.