A pesar de ser una isla tan pequeña, La Graciosa guarda unas magníficas y muy variadas playas.

Tranquilidad y soledad son los principios que acompañan a las diferentes playas de La Graciosa. Todas ellas, paradisíacas playas de arena blanca, pequeñas o kilométricas, que ofrecen una estampa única.

Y todas, en el entorno virgen de la isla de La Graciosa, una isla que no pierde su esencia con el paso de los años.

¡Descúbrelas!