Humilde, pintoresco y cargado de tradición marinera; así es Punta Mujeres.

Un pequeño pueblo enclavado en la costa norte de Lanzarote, en el municipio de Haría. Un pueblo en el que se respira tranquilidad; un pueblo alejado del bullicio de otros enclaves turísticos de la isla, pero igual de emocionante, bello y lleno de vida que ellos.

Punta Mujeres es una localidad de casas blancas y calles estrechas, en el que aterrizan aquellos en busca de relax y belleza natural. El entorno del pueblo lo viste la piedra volcánica, tejida a fuego por todo el norte de Lanzarote por las erupciones del Volcán de la Corona.

Pero si hay algo que hace que Punta Mujeres brille con luz propia son sus fantásticas calas de aguas cristalinas. Un lugar inmejorable para refrescarse, disfrutar de la lectura, tomar el sol o simplemente relajarse a orillas del Atlántico.

El clima, como en toda la isla, es cálido, aunque Punta Mujeres cuenta con la peculiaridad de ser una zona bañada en una brisa ligera que hace las altas temperaturas más llevaderas.