Lanzarote es una isla llena de bellezas naturales, y sus playas no son una excepción.   A lo largo del extenso litoral isleño se suceden playas de todo tipo: de rocas, de arena rubia, de arena volcánica…, y es que Lanzarote tiene uno de los litorales más bonitos de Canarias.   Al norte, pequeñas calas de arena blanca, como Los Caletones de Órzola; en la costa este, playas perfectamente equipadas en las localidades de Costa Teguise y Puerto del Rosario; en la costa occidental, la enorme y espectacular playa de Famara; al sur, las paradisíacas playas del Papagayo. Y muchas más.